miércoles, 29 de febrero de 2012

Arañas en los cajones




Llevo reflexionando acerca de las entradas que he leido en el rumor de las libélulas y buceando en mi. Hablan de no juzgar a otras madres o padres y yo estoy totalmente de acuerdo. Hay situaciones y circunstancias por las que unos padres deciden un camino u otro (pecho o biberón, carro o portabebé, abrazar y consolar o dejar llorar...) y algunos hacen su propia combinación de todo esto. Yo intento aprender observando a otras madres en sus formas de crianza y sacar de ahí lo que me gusta y lo que no me gusta para tener mis propias conclusiones. Puedo tener un gran respeto hacia lo que decide cada uno y cada una, pero eso no significa que todo me parezca bien y no puedo sentirme mal conmigo misma porque me de rabia ver a una niña de año y medio una hora sin atención porque sus padres se están tomando un café, o que ponga cara de pocker cuando unos padres cuentan que le metían arañas de goma en los cajones a su bebé porque le daban miedo y así no sacaba las cosas, violentarme cuando veo a una madre fingir que llora porque su hija se angustia y se preocupa por ella y acaba por romper a llorar, cuando un papá le moja el chupete a su hija en cerveza y se hecha unas risas... Y todas estas anécdotas pasan desapercibidas porque parecen inofensivas. Imagínate si pasamos a mayores lo que me parece.

Conclusión: yo respeto las decisiones de cualquier persona en cualquier ámbito (no sólo en la maternidad), pero siempre que se respete también a los demás. Así que una madre o un padre tienen mi total comprensión y empatía hasta que va en contra de la comprensión y empatía hacia un niño. Y aún así, aún llegando a ese punto culminante de "no juzgo pero me parece fatal"...creo que es importante no pronunciar una palabra ni realizar un mal gesto. Cada uno es cada uno y lo que aprenda de esas situaciones me lo llevo a la práctica con mis hijos. Lo que peor llevaré es haber respetado a estas personas y no dar mi opinión y recibir críticas de ellos...Pero uno no debe hacer lo que no quiere que le hagan, no?

5 comentarios:

  1. Me encanta: "Así que una madre o un padre tienen mi total comprensión y empatía hasta que va en contra de la comprensión y empatía hacia un niño." No podrías haberlo dicho más claro!! Una vez más me siento en tu misma onda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece..jeje. Gracias Derya, una vez más.

      Eliminar
  2. Hola mamá colibrí! En primer lugar gracias por invitarme a pasar por tu casita y compartir mi entrada en ella. En cuanto al tema que anda ocupando nuestras cabecitas entiendo que no es lo mismo juzgar que opinar como hablábamos ayer. Ciertos comportamientos o prácticas me parecen irrespetuosas con los bebés y niños pero habría que ver qué ocurre realmente en la decisión que lleva a esos padres a ponerla en práctica antes de tacharles o marcarles porque probablemente ellos confíen en que hacen lo correcto, tal vez no estén informados o estén malinformados, o no se lo hayan planteado o sí y sea su elección final...
    En mi entrada trataba de expresar la sensación de tristeza al percibir estos juicios dentro de un círculo amigo, de madres que compartimos ciertas ideas en nuestra relación con los hijos y, sin embargo, se perciben a veces estas situaciones en lugar de ofrecer apoyo, interés, ayuda o comprensión.
    Gracias por compartir tus vivencias y sensaciones sobre este tema, así entre todas hacemos más fácil el entendimiento!

    ResponderEliminar
  3. Hola mamá Colibrí!
    Me encanta el nombre de tu blog, me encantan los colibrís, son puro gozo!
    Gracias por compartir tu sentir sobre el tema, me gusta que se hagan estas cadenas de madres, creo que es muy sano para todas.
    Sí, yo me he visto con la lágrima slatada cuando he visto maltrato en pleno parque o comunidad de vecino, pero no digo nada y respeto los límites de cada madre, no sé cómo lleva ella su debilidad, ni hasta qué punto luego llora por lo que ha hecho y llega a sentirse culpable, ni si intenta cambiarlo o no... y luego también pienso que aquel niño o niña habrá elegido a sus padres... y por algo lo habrá hecho...

    En fin, aquí estamos todas, aprendiendo, que no es poco.
    un abrazo y gracias de nuevo por compartir!

    Noraya
    "El Rumor de las Libélulas"

    ResponderEliminar
  4. Encantada de leer vuestros comentarios, así me abrigáis un poquito el camino que me queda.

    ResponderEliminar